Reflexion AA

LIBERTAD PLENA.jpg


 


Queremos hallar exactamente cómo, cuándo y dónde se han deformado nuestros deseos naturales. Tratamos de ver honradamente la infelicidad que por esta causa se ha inferido a otras personas y a nosotros mismos. Al descubrir nuestras deformaciones emocionales, podemos movilizarnos hacia su corrección.

DOCE PASOS Y DOCE TRADICIONES, p. 45-46

 

Hoy ya no soy esclavo del alcohol, sin embargo, hay muchas maneras en que la esclavitud todavía me amenaza - a mi persona, a mis deseos, incluso a mis sueños. Empero, sin sueños yo no puedo existir; sin sueños no hay nada que me mantenga moviéndome hacia adelante.

Para liberarme debo mirarme por dentro. Tengo que recurrir al poder de Dios para enfrentarme a la persona que más he temido, mi verdadero yo, la persona que Dios quería que yo fuera. A menos que pueda o hasta que lo haga, siempre seguiré huyendo y nunca seré verdaderamente libre. Diariamente le pido a Dios que me enseñe tal libertad.

2013-04-16